Visit our archive

Los trastornos del lenguaje y del habla son patologías relativamente frecuentes en niños pre escolares y escolares cuyas consecuencias se pueden agravar una vez que ingresan al sistema educativo ya que  el niño  se encuentra en un nuevo ambiente totalmente oralizado y demandante.

Las dificultades tienen efectos negativos  en 3 aspectos principales.

  1. En la comunicación del niño con sus maestros y compañeros.

Aquellos niños cuyas dificultades los hace ininteligibles no van a poder comunicar efectivamente sus sentimientos ni necesidades a sus maestras, sus compañeros o cualquier oyente externo a su hogar.

  1. En el aprendizaje.

Las alteraciones del lenguaje en los niños tienen como consecuencias resultados negativos en el rendimiento académico, ya que el dominio del lenguaje tanto expresivo como comprensivo es fundamental en el proceso de aprendizaje de la lectoescritura, la comprensión lectora, el vocabulario conocido, el nuevo vocabulario y la amplificación de conceptos. Si el alumno tiene deficiencias en estos aspectos va a tener también dificultades en la retención de la información y la comprensión total o parcial de la información leída y escrita. Los niños con alteraciones del lenguaje usualmente presentan habilidades auditivas deficientes, como la  discriminación y retención auditiva de la información. Esto hace que los resultados en materias basadas en metodologías de enseñanza como  el dictado sean deficientes.

  1. En el desarrollo psicológico y emocional del niño.

El niño que no recibe la terapia adecuada en el momento adecuado va  arrastrando a lo largo de sus años escolares esos problemas que van haciéndose más y más críticos a medida que aumentan las exigencias académicas. El resultado final es un alumno desmotivado, con un bajo rendimiento académico y con baja autoestima. Asi mismo muchos de estos niños son excluidos por sus compañeros debido a su dificultad para comunicarse.

Es por lo expuesto anteriormente que los niños que no han logrado desarrollar las habilidades verbales propias de su edad necesitarán de estímulos adicionales. En este sentido los terapeutas del lenguaje ya sea en los centros educativos o en la consulta privada cumplen un papel fundamental que se traduce en una intervención especializada para apoyar al alumno hasta que sea necesario.